¡Sin maíz no hay país…y sin quienes lo producen tampoco!

compartir

¡Sin maíz no hay país…y sin quienes lo producen tampoco!

Por Julia Álvarez Icaza | jueves, 01 de octubre del 2020.

Esta semana (finales de septiembre a inicios de octubre) está llena de fechas significativas para el campo mexicano. De acuerdo con la tradición, la noche del 28 de septiembre se colocan las cruces de flor de pericón. Se trata de una ceremonia agrícola tradicional que se realiza el día anterior a la llegada de San Miguel y donde se usa la flor de yauhtli o pericón. En diversos pueblos de México se colocaron las flores de pericón en casas, vehículos o sembradíos el pasado lunes. Se acostumbra desde tiempos prehispánicos y, con la llegada de los españoles, se adoptó como protección contra el diablo que, según la creencia católica, anda suelto el 29 de septiembre, día de San Miguel Arcángel. De esta forma, en un sincretismo cultural, la cruz de yauhtli o pericón se coloca para protegerse contra las malas energías que pueden dañar las cosechas, los hogares y la vida de la comunidad. La creencia es que, si se ponen en puertas y ventanas, así como en las cuatro esquinas de los sembradíos, comercios, medios de transporte y en el cruce de los caminos, el mal no podrá entrar y no causará daños.

Además, la cruz nos recuerda justamente la mera temporada de cosecha de elotes en el campo. Esto me lleva a la segunda fecha significativa de esta semana: el 29 de septiembre se considera como la primera “elotada” del año, deleitando elotes hervidos, asados, en esquites o en tamales. Es el día cuando, tradicionalmente, se cosechan los elotes de siembre de temporal. Justo por esta coincidencia, hace 10 años un grupo de científicos, artistas, activistas, campesinos y organizaciones de la sociedad civil decidieron, en 2019, que el 29 de septiembre de cada año se celebraría el Día Nacional del Maíz.  Esto constituyó un hecho histórico, oficializándose el día gracias a la iniciativa de las senadoras Jesusa Rodríguez y Ana Lilia Rivera.

Como todo en este año, este 29 de septiembre no dejó de ser diferente. Sin embargo, no por ello fue menos conmovedor y significativo que siempre. El maíz tiene ese gran poder de convocar, sumar, abrir la creatividad y la imaginación y generar mucho agradecimiento. Esta planta, que parece tener atributos humanos, genera que siempre en torno a ella haya milpa. Este martes no fue la excepción: se convocó a múltiples eventos en torno al tema, desde diversas latitudes y convocantes. Me refiero aquí, en particular, a la Campaña Sin Maíz No Hay País. Gracias al trabajo de todo el equipo que integra este amplio movimiento, logramos compilar diferentes expresiones artísticas que se plasmaron a lo largo de toda la jornada en redes sociales. Llegaron poemas, canciones, videos, dibujos, fotografías, infografías de niños, niñas, adultos y de todos los estados de la República. Fue verdaderamente conmovedora la diversidad y la variedad de expresiones artísticas que pudimos deleitar durante toda la jornada de exposición virtual en redes sociales.

Y para cerrar la semana, por si fuera poco, hoy entra oficalmente en vigor la primera fase del nuevo etiquetado frontal para alimentos y bebidas procesados, con base en las modificaiones de la Norma Oficial Mexicana 051. A partir de hoy los productos comercializados en México (nacionales o extranjeros) están obligados a cumplir con esta disposición. Las etiquetas exponen si un producto contiene exceso de calorías, sodio, grasas trans, azúcares y grasas saturadas. De esta forma, hoy comienza una nueva era para los consumidores mexicanos y para los productos procesados. 

Los tres eventos relacionados con el ciclo agrícola, con el consumo y con la buena alimentación y la soberanía alimentaria, consolidan una semana importante nuestro país. 
 

Por Julia Álvarez Icaza | jueves, 01 de octubre del 2020.

Julia Álvarez Icaza

Abogada de la UNAM con formación en derechos humanos. Desde distintos espacios ha trabajado temas de derechos económicos, sociales y culturales. Actualmente investiga sobre justicia transicional, reparación integral del daño y justicia restaurativa.

Ver todas sus columnas

Comentarios